Mayo 30, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Seleccionado chileno de Rugby en Silla de Ruedas afirma que la pandemia “ha sido otro duro golpe en su vida”.

El seleccionado nacional de Rugby en Silla de Ruedas, Carlos Muñoz, quien forma parte del Club Quadrugby Guerreros de Talca, reconoció que la pandemia por Coronavirus que afecta al mundo y que mantiene en cuarentena a la población chilena, ha sido “un duro golpe”.

Desde que fue nominado en noviembre del año pasado, el jugador linarense de 33 años, ha cumplido con un estricto calendario de entrenamientos en Santiago, pero la emergencia sanitaria que vive el país, le ha significado “dar un giro” en su planificación.

Desde su ciudad natal comenta sabíamos lo que estaba pasando en el mundo, pero no pensamos que iba a abarcar tanto y que fuera tan complejo. Estábamos entrenando duro, pensando en lo que se venía que es el primer torneo nacional del año previsto para el mes de mayo en Santiago. Además, en mi caso, concentrado en la selección chilena de cara al sudamericano de la especialidad, programado en Brasil. Hasta el momento no sabemos qué pasará con eso”, indicó.

Su rutina diaria de entrenamientos establece uso de banda elástica para fortalecimiento de brazos, lanzamientos y pases, entre otros aspectos técnicos.

Al respecto, la Seremi del Deporte, Alejandra Ramos Sánchez expresó “la selección nacional paralímpica tiene en vistas participar de un Campeonato Sudamericano de la especialidad en Brasil, para octubre y noviembre próximos, pero con esto todo es incertidumbre. Carlos es parte de ese proceso, así que se entiende su frustración en estos momentos en donde todos tenemos que cuidarnos del Covid-19. Él ha tomado la iniciativa de entrenar en su casa de Linares, siguiendo una serie de indicaciones que le permita mantenerse en forma”, dijo la autoridad del deporte regional.

Carlos Muñoz, con sus compañeros continúa en contacto diario, tanto para intercambiar opiniones respecto a cómo están desarrollando sus entrenamientos, como también apoyándose anímicamente que evite el estrés natural de la seguridad preventiva en casa.