INTERNACIONAL: (NOAA) Confirma Fenómeno de "La Niña" los próximos meses para Chile.

Imagen: NOAA Imagen: NOAA

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, confirmó el hecho luego de tomar la temperatura de las aguas oceánicas. 

Durante octubre de este año, la administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), analizó las temperaturas registradas en las aguas oceánicas, llegando a la conclusión de que están las condiciones para que surja el fenómeno de “La Niña”.

Dicho enfriamiento de las aguas tiene amplia influencia en la atmósfera, debido a que disminuye la evaporación en los trópicos del planeta, generando cambios climáticos que pueden ser advertidos en múltiples partes del Globo. 

La confirmación de este fenómeno, según informó NOAA, es válido por una temporada, es decir, por un lapso de tres meses. 

La declaración de la presencia del fenómeno de La Niña es sorpresa para algunos, pues el organismo especialista, además del Instituto Internacional de Investigación del Clima y la Sociedad, a partir de sus mediciones anteriores, se mostraban optimistas respecto a que este fenómeno no tendría lugar.

Pese a haberse confirmado su ocurrencia, el meteorólogo del NOAA, Tom DiLiberto, sostuvo al medio Earther que "los pronósticos hablan de un evento débil, lo que significa que el impacto no será tan grave como lo sería en caso de un evento fuerte".

¿Qué efectos tendría en Chile?

Desde Meteorología de Chile señalaron que si bien existe la confirmación estadounidense, hay centros, como el australiano,  que aún no confirman la noticia. Esto podría deberse a que los distintos centros tienen  criterios diferentes para hacer sus evaluaciones. El de Estados Unidos, por ejemplo, considera tres meses con temperaturas por debajo de cero grados.

Para Chile, al coincidir con el verano, el efecto del fenómeno de la Niña se daría principalmente en la zona norte. "En lo que se llama invierno altiplánico, que sería mucho más intenso que otros años". Se trataría, en concreto, de un aumento de la precipitación en la zona cordillerana entre las regiones de Arica y Antofagasta, y de un borde costero con temperaturas inferiores a lo normal. 

En el resto del país, sin embargo, no debiera sufrir mayores consecuencias. "Si esto se extendiera al invierno, tendríamos una temporada mucho menos lluviosa que lo normal", afirma el meteorólogo Andrés Moncada. 

volver arriba