Febrero 26, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Acciones simples como tocar, mirar e inclinar el papel moneda, permitirá identificar si autentico o no lo es.

 

LINARES. Personal de la Oficina de Integración Comunitaria, de la 1ª Comisaría de Linares, efectuaron una campaña preventiva y de seguridad orientada la ciudadanía, con respecto a la detección de billetes falsos y cómo actuar frente a situaciones sospechosas; es por ello, que personal policial, además de entregar material alusivo al tema en cuestión, enseñó a los vecinos como identificarlos, en qué deben fijarse cuando reciban un billete y con ello, asegurarse que ese medio de pago, es fidedigno.

Entre las recomendaciones entregadas por carabineros, recalca que se debe acostumbrar, como medida de seguridad al recibir un billete, tres simples acciones que son, mirar, tocar e inclinar el billete, para identificar las medidas de seguridad del dinero auténtico. Con la visualización, se puede corroborar la marca de agua o filigrana, que es uno de los sistemas de seguridad más reconocidos, consistente en observar a trasluz la imagen de quien aparece en el billete.

Otra medida de seguridad, es la cinta magnética que se aprecia en la zona central del billete, consistente en un hilo de seguridad incorporado en el soporte de papel y, por último, el motivo coincidente, que permite observar tanto en el anverso como en reverso, partes de los segmentos que componen el número del billete.

Asimismo, tocar los billetes, permite apreciar los sobre relieves y bajo relieves que poseen los soportes del billete auténtico, en los cuales se ven los retratos y numeración del dinero, debido al sistema de impresión “tipográfica”.

Carabineros continuará efectuando diversas campañas preventivas por la comuna, con el objeto de advertir a la ciudadanía ante posibles estafas o fraudes y, de esta manera, evitar ser víctima de la delincuencia.

SANTA CRUZ. A solicitud del Fiscal de Turno, personal especializado del Laboratorio de Carabineros, está desarrollando los peritajes correspondientes para determinar cuál sería el origen de un incendio que afectó a un local comercial en pleno centro de la ciudad de Santa Cruz.

El hecho se registró en avenida Errazuriz, en una tienda de repuestos de vehículos, y fueron los vecinos quienes llamaron a Carabineros, tras observar que desde el interior del inmueble comenzaba a salir pequeñas emanaciones de humo, el que cada vez se hacía más denso e intenso.

No tardó en arribar personal policial dependiente de la 2ª Comisaría de Carabineros de Santa Cruz, que de inmediato, sin perder un minuto alertó a Bomberos, los que, antes de que sonara la sirena ya estaba en camino con sus voluntarios de guardia.

La humareda ya estaba dando paso a las primeras llamas y con ello, amenazando, las propiedades colindantes. Pero con el rápido accionar desplegado, lograron a los pocos minutos, controlar la situación y conseguir la extinción total de las llamas.

Por su parte, la preocupación principal del Fiscal de Turno, tras lamentar el hecho y observar algunas particularidades de cómo se desarrolló el incendio, basado en el área científica, espera que determinen las causas del incendio y descartar, a la vez, si hubo o no, participación de terceras personas.

De acuerdo a los antecedentes recopilados, no se registraron lesionados de ninguna naturaleza.

Fueron funcionarios de la Subcomisaria Mostazal, quienes lograron detener a tres sujetos, que solo unos minutos antes habían sustraído accesorios desde el interior de un vehículo. Se trata de M.I.Q.A., 25 años; F.A.M.B., de 26 y C.G.R.Y., de 28. El trio, además, fue identificado por una de las víctimas, que aún se lamentaba de lo que le había sucedido.

El personal policial, se encontraba realizando una fiscalización preventiva aleatoria, acción que en distintos horarios y lugares cumplen dentro de su jurisdicción habitualmente. Pero quizás, ese sexto sentido que logran desarrollar los policías, llevó a examinar a un vehículo particular que, como cualquier otro circulaba por la vía en que están controlando y se acercaba al punto en donde estaba Carabineros, sin presentar a la distancia alguna característica que les hiciera levantar algún tipo de sospechas.

Estaban en ese procedimiento, todo en regla, hasta que, desde la Central de Comunicaciones, CENCO, reciben un comunicado a través de la radio, dando cuenta que, solo unos minutos antes, desde el interior de un Servicentro en la comuna de Mostazal, ubicado en la ruta 5 Sur, unos individuos habían sustraído varios accesorios para vehículos tras lo cual escaparon.

Grande fue la sorpresa para los carabineros cuando comienzan a escuchar las características del vehículo y se dan cuenta que coincidían plenamente con el que tenían en frente. Pero a lo anterior debían sumar que, la descripción de quienes lo abordaron correspondía exactamente con quienes viajaban en la maquina que estaba sometida a control.

Los funcionarios, luego de estos antecedentes, ya no solo revisarían la documentación, sino, además, el interior, donde encontraron diversas herramientas, todas aquellas que se utilizan para cometer diversos tipos de delito, entre las cuales portaban inhibidores de señal y duda que las distintas especies sustraídas anteriormente, las que posteriormente fueron reconocida por la víctima.

La tranquilidad que, seguro, los acompañaba era que, el automóvil, en que se trasladaban no mantenía encargo por robo,

Los imputados, que mantienen domicilio en la Región Metropolitana, fueron puestos a disposición del tribunal correspondiente para su respectivo control de detención.

Personal de Gendarmería detectó un dron que sobrevolaba el perímetro del Centro Penitenciario La Gonzalina, en Rancagua, donde dejó caer envoltorios con drogas.

De acuerdo a los primeros antecedentes, el aparato circulaba a eso de las 22:00 horas del martes, con una cuerda, sobre uno de los patios de los módulos del recinto, situación que fue alertada por funcionarios de turno.

"Se trata de un dron, que ingresa por la vía aérea a dicho perímetro y dejó caer una carga, específicamente que tenía envoltorios de drogas, aproximadamente 210, que pesaron 46.8 gramos de pasta base de cocaína", indicó el fiscal Jorge Mena.

El persecutor añadió que "esto fue en el módulo de condenados e inmediatamente no solo se inició una investigación con Gendarmería para recuperar toda la información, como cámaras de seguridad y los informes de trayectos del dron".

La indagatoria quedará en manos de personal de la Brigada Antinarcóticos de la PDI de Rancagua.

Las estrategias policiales para brindar resguardo de autocuidado en las zonas fronterizas, se realizan cada año en época estival, a través de las avanzadas.

 

LINARES. Las avanzadas fronterizas de la época estival, las cuales comienzan los primeros días de enero y hasta final de febrero en la precordillera y alta cordillera de Linares, se despliegan desde tres estratégicos puntos, como lo son “Carrizales”, “El Peumo” y “El dial”, todos pertenecientes a la Prefectura de Carabineros Linares; que son conformadas por un grupo de 8 a 10  carabineros, quienes, liderados por un jefe, realizan diversas labores de seguridad, como lo es, el patrullaje montado de integración con el objetivo de prevenir delitos, como es el abigeato, el ingreso ilegal de personas al territorio nacional, internación de drogas, contrabando, entre otras amenazas y/o dificultades.

Entre escarpadas montañas, plagadas de infinitas especies de árboles, junto con una vegetación preponderante, sumado al calor del día y el frio al caer la noche, se sitúa la avanzada de “El Dial”; ubicado en el cajón “Los Bagres” junto a la divisoria de aguas con la cuenca del río Itata y drena toda la zona cordillerana ubicada al sur del río Maule.

En esta ocasión, la avanzada de “El dial”, en su primera etapa, fue liderada por el Suboficial Mayor Rafael Asalgado Villanueva, con 29 años cumpliendo funciones en la institución policial; labor que está entre sus grandes pasiones como lo es el patrullaje montado en toda la zona cordillerana y los despliegues policiales que conlleva esta oportunidad.

El Suboficial Mayor, Rafael Asalgado, se refiere a la importancia de la labor policial en la cordillera, “Los años de servicio, la experiencia que tengo, me ha permitido participar en varias ocasiones en  servicios cordilleranos; es una oportunidad única en entrega de seguridad y autocuidado; además, lidiar con la naturaleza de forma diaria, el calor, el frio y una infinidad de detalles que se van complementando en cada una de las instancias vividas; sobre todo, ahora, que estoy cumpliendo con mi carrera en la Institución de Carabineros de Chile, con los valores fundamentales, el respeto, el honor y la consigna de lealtad diaria para con la ciudadanía, y el objetivo de dar a conocer lo que he aprendido a otros funcionarios”, recalcó el Suboficial Mayor.

El  propósito es  recorrer el territorio y acercarse a  los vecinos de todos los lugares, brindando presencia y cobertura policial en este maravilloso lugar, envuelto de una flora y fauna inigualable, que junto con su soledad inhóspita en ocasiones, y su verde resplandor acompañado del cielo grandioso cada día, los carabineros  que llegan a cumplir tareas y misiones, lo realizan de forma admirable; alejándose de todo tipo de comodidades, además de la separación inherente por más de 30 días de la familia, con el fin de entregar prevención y resguardo de soberanía nacional.