Febrero 23, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

[Video] “Provincia de Curicó y Su Historia” Capítulo 4: Ex Aduana de Los Queñes (comuna de Romeral)

La comuna de Romeral, al margen de las bellezas naturales que posee, dignas de una fotografía postal, ha logrado conseguir con la intervención humana, puntos de mucha atracción.

Uno de ellos, es la reconocida “Aduana de Los Queñes”, la que se niega a sucumbir, pero que lentamente va cediendo al paso de los años.

Por tratarse de uno de los pasos cordilleranos más bajos de la zona, quienes poblaban los territorios, en ambos lados del macizo andino, lo utilizaban para sus desplazamientos desde épocas precolombinas.

Durante el periodo de la independencia fue mudo testigo del ir y venir de los patriotas que, en mulas y caballos venían con ayuda desde Argentina, facilitando el cruce de Los Andes, al mismísimo Ejército Libertador.

Descubierto el sendero por los contrabandistas, especialmente de ganado mayor y menor, se tornó incontrolable, viviendo una época dorada quienes se dedicaban a ese ilícito. Al no existir control alguno en ambos sentidos lograron grandes utilidades.

Fue esta última instancia, lo que obliga a las autoridades de la época, a buscar la fórmula para controlar este indebido tráfico y determinan construir en la confluencia de los ríos Teno y Claro, sector denominado Los Queñes, que en lengua nativa quiere decir “gemelos”, el edificio que albergaría la aduana.

De eso nos entregó detalles un antiguo vecino de Los Queñes y muy amigo de la historia, Don JUAN

La construcción se inicia hacia 1860 y es recibido por Manuel García, ingeniero de la provincia de Colchagua, en 1864, en representación de la Intendencia.

El inmueble evoca un castillo medieval con características de fortaleza, pero a menor escala, donde exhibe, en sus cuatro esquinas perimetrales, un torreón circular protegido por un aguzado chapitel, que considerado desde el nivel del camino se eleva, aproximadamente, unos 10 metros.

Predomina la mampostería de piedra y la madera de roble, sus gruesos muros muestran un aspecto macizo sustentando una imponente fachada, muy propia de la arquitectura de montaña.

Luego que el Servicio de Aduanas dejara de utilizar el inmueble, este entró en franco deterioro, primero por el abandono y luego el aporte que hicieran los movimientos telúricos de los años 1985 y 2010 respectivamente, que materializaron el desprendimiento y caída de parte de la cantería sobre los dinteles de las ventanas y de los revoques.

Sirvió a muchos en el periodo estival para alojarse sin costo, pero los inquilinos rara vez colaboraban con la extracción de desechos y el aroma no era el más grato el que de allí surgía.

En 1998, considerando su interés histórico, por Decreto Exento 1076 del 11 de diciembre de ese año, fue declarado Monumento Histórico Nacional, por tratarse, además, de uno de los primeros edificios aduaneros de la zona central, cuya data es anterior a la creación de la propia comuna que lo cobija.

En 2015, el Concejo Regional del Maule aprobó un proyecto de restauración y puesta en valor del edificio con el propósito de construir allí un museo que cuente con una sala multiuso para exposiciones y presentaciones artísticas, cafetería, baños y en el mismo recinto anexado con la antigua estructura se considera un cómodo anfiteatro cuyo fondo será la recuperada aduana.

La antigua aduana permitirá mostrar a los visitantes, una vez concluida su recuperación, parte de la historia de la zona, así como también la flora y fauna de tan bellos parajes.

Modificado por última vez en Lunes, 19 Noviembre 2018 21:50