Febrero 23, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

[Video] “Provincia de Curicó y Su Historia” Capítulo 14: El Baile de Los Negros (comuna Licantén)

Lora, que en voz del mapudungun significa “caserío de greda” es una localidad, ubicada a diez kilómetros al poniente de Licantén, a través de la ruta J-60.

En Lora cada año desde épocas ancestrales se realiza “El Baile de los Negros”, actividad que reúne a cientos de asistentes y a “personajes” que tienen un rol protagónico en esta fiesta.

Su inicio se pierde en el tiempo, toda vez que, al arribo de los españoles los nativos, ya festejaban el solsticio de invierno, ocasión en que elevaban sus rogativas, para gradecer a sus dioses lo recibido y pedir su ayuda para el periodo siguiente.

Con la llegada de los conquistadores ibéricos y con ellos la religión católica, los clérigos se sirvieron de ese evento para celebrar en la misma ocasión el “Corpus Christi”. Se preocupan de conservar parte de las prácticas autóctonas y fijan sus ceremoniales católicos para mantener una aparente buena convivencia, con ellos. Posteriormente se cambiaría la fecha de celebración para venerar a la Virgen del Rosario.

El “Baile de los Negros” es parte de los homenajes que rinden a la Virgen del Rosario, imagen que se encuentra en la capilla de Nuestra Señora del Rosario de Lora, Monumento Nacional que fue construida de adobe a fines del siglo XIX.

Durante el desfile y el baile mismo toma protagonismo el “Abanderado” o “Capellán” de los “Pifaneros”, encargado de marcar el ritmo del baile, llevando, además, la bandera chilena y la “Pifilca” o “Pivilca” un aerófono de madera con forma de guitarra invertida a la que se le agrega chicha para lograr tonos graves o agudos.

Al llegar a la iglesia se inicia el baile y los “Pifaneros”, que llevan el ritmo, se hacen acompañar por el bombo junto a los “Compadritos” “Encuerados” o “Empellejados”, hombre vestidos con pieles de cordero que cuidan la virgen y mantienen a los romeros reunidos. Lo hacen con una espada de madera en una mano y en la otra una huasca con la que alejan los malos espíritus. En la cabeza algunos llevan un enorme sombrero decorado con papeles de colores mientras cubren su cara con máscaras, logrando una apariencia de personajes fantásticos.

En este desfile son parte también Los “Ángeles” (niños vestidos de blanco) encargados de rodear a la virgen y la masa de feligreses, que desean pagar una promesa por un favor concedido.

Parte importante de este baile, son “Las Indias”, que, con sus caras pintadas de negro, le dieron el nombre popular a la fiesta. Son la contraparte de los compadritos, con quienes formarán pareja en el baile de la parte final de la procesión,

Las jóvenes mujeres visten de negro a la usanza tradicional mapuche, con un trarilonko, hecho con monedas de plata, y con una vara de coligüe en las manos ayudan a mantener el orden durante la marcha.

Al final de los años 50 la ceremonia fue prohibida para eliminar así festejos y fondas que se armaban en torno a ella. En 1969 se reeditó, trasladándola al tercer domingo de octubre, fecha en que se celebra actualmente.

El Baile de los Negros, reconocido como Tesoro Vivo por la UNESCO… un orgullo para los habitantes de Lora, en la comuna de Licantén forma parte de “La Provincia de Curicó y Su Historia”.