Identificarse

El pasado fin de semana y en una actividad cargada de música, testimonios y bailes, socias y autoridades de diferentes comunas de la Región, llegaron hasta Romeral para celebrar los cuatro años de vida de la agrupación "Unidas por un sueño” (UPUS), entidad que entrega acompañamiento físico, psicológico y nutricional a hombres y mujeres con sobrepeso para acceder a una abdominoplastia.  

La asociación nació el año 2018 con el objetivo de mejorar la autoestima, salud y calidad de vida de quienes la componen y gracias a un convenio con el hospital de Curicó durante el 2019, más de 120 integrantes se han visto beneficiados, pudiendo acceder a pabellón gracias a recursos aportados por socios, socias y municipalidades de la región.

“Nuestro foco es acceder a una cirugía de abdominoplastia mediante un proceso largo y responsable, con profesionales a cargo, tanto como nutricionistas, psicólogos y kinesiólogos, avanzando todas juntas para llegar en óptimas condiciones, porque no es solo cumplir con el índice de masa corporal, sino que también hay que estar preparadas en lo mental para poder operarse”, explicó Carolina Miranda, presidenta regional de la asociación UPUS.

Así mismo, agregó que “esta agrupación recibe a hombres y mujeres, por lo que invitamos a más hombres que se unan. A ellos les cuesta entrar un poco más porque piensan que es un grupo de mujeres, pero no, esto es para todos. Así que están súper invitados, van a ver lo lindo y hermoso que es esto, porque acá nos apoyamos entre todas”, sostuvo.

Durante la ceremonia estuvo presente Fanny Rodríguez, vecina romeralina beneficiada con la abdominoplastia, quien señaló que debió pasar por un largo proceso, pero que nunca bajó los brazos para conseguirlo. “Siempre anhelé este hermoso sueño, siempre he dicho que hay que ser perseverante, los sueños se cumplen y gracias a dios fui yo la elegida. Esto parte de la base de tener un buen preparador físico, una buena nutricionista y psicóloga. Fue un logro muy importante, porque ya no te van a apuntar con el dedo, no te van a preguntar si estas embarazada o decir ‘por qué estás tan gordita”, expresó Rodríguez.

Por otra parte, la vecina manifestó sentirse cómoda en la agrupación y aprovechó la oportunidad para agradecer al alcalde Carlos Vergara. “Nosotras hemos tenido una muy buena acogida por parte de todas las socias, y (destacar) sobre todo el apoyo del alcalde. Él ha sido fundamental para todo el grupo, siempre ha estado disponible para lo que nosotras necesitemos, siempre nos ha tendido una mano y sobre todo ahora, que estamos en el cuarto aniversario de nuestra agrupación”, señaló.

Finalmente, Vergara manifestó que “claramente ellas quieren una mejor calidad de vida, una mejora en salud y estamos disponibles a apoyarlas. Las hemos apoyado desde el primer día y hoy somos sede de su aniversario, así que agradecer a las grandes dirigentas que tiene la asociación UPUS, especialmente a Carolina Miranda, que ha impulsado esto a nivel provincial y regional; (para que) así también, como la señora Fanny Rodríguez, quien pudo acceder al beneficio de la operación antes de la pandemia, queremos sumar más mujeres (y hombres) que puedan hacerlo y así tener una mejor calidad de vida”, puntualizó.

Este lunes en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, fue encontrado un camión que mantenía al interior del remolque 46 personas fallecidas y otras 16 heridas.

El alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, indicó a medios locales que se trataba de migrantes que habían cruzado la frontera hacinados en el camión.

"Es una tragedia. Son 46 personas que tenían familias y buscaban una mejor vida", dijo Nirenberg en una rueda de prensa en la que también añadió que el crimen está siendo investigado por las autoridades federales

El alcalde vinculó el suceso a las redes de tráfico humano que operan en la frontera y añadió que espera que los "responsables de poner a estas personas en condiciones infrahumanas sean condenados".

Según la prensa local, la zona donde se localizó el remolque es un lugar habitual en el que paran vehículos para bajar a inmigrantes tras cruzar la frontera de manera clandestina. Las temperaturas en San Antonio alcanzaron los 40ºC este lunes y las autoridades no saben el tiempo que pasaron los muertos en el interior del camión, que fue abandonado por su conductor minutos antes de que la policía lo encontrara.

Tres personas vinculadas con el suceso han sido detenidas, según confirmó el jefe del Departamento de Policía de San Antonio, William McManus.

La pandemia de Covid-19 ha provocado consecuencias físicas, emocionales, de salud mental y económicas, entre otras, transformado la vida de las familias de todo el mundo.

Desde hace más de dos años niños, jóvenes y adultos esconden sus rostros tras una mascarilla como medida de protección para evitar contagios, lo que varió en parte hace un par de meses en Chile, cuando se permitió el desplazamiento de personas al aire libre sin el uso de este accesorio que es vital para detener la pandemia.  

Esta medida tuvo una consecuencia, observada principalmente en adolescentes y es el Síndrome de la Cara Vacía, relacionado con la sensación de inseguridad que se genera al momento de quitarse la mascarilla frente a otras personas. 

Clara Lorca, psicóloga del Programa PACE de la Universidad de Talca, explicó que se trata de un síndrome relacionado al miedo a presentarse frente a los demás y a la fobia a contagiarse de Coronavirus.  

“Está asociado con una sintomatología ansiosa, que afecta en mayor medida a los adolescentes, que, por encontrarse en una etapa de crecimiento personal, físico y de desarrollo de la identidad, tienden a sentirse más inseguros al momento de mostrarse a los demás. Sin embargo, eso no excluye a que los adultos también puedan sufrirlo”, sostuvo. 

La profesional detalló que, el prolongado uso de la mascarilla y la disminución de las habilidades sociales durante la pandemia ha generado que los jóvenes perciban al cubrebocas como una barrera protectora no solo del virus, sino también de las críticas y del rechazo por su aspecto físico. 

“En los últimos dos años los niños y estudiantes secundarios han estado encerrados y sus interacciones sociales se han reducido a clases online con pantallas negras, publicaciones de redes sociales cargadas de filtros, mensajes escritos y de voz por WhatsApp que no les permitía mostrarse”, planteó. 

Esta situación se suma a que los jóvenes se encuentran en el proceso de formar su identidad y de aceptar sus cambios físicos. “Ahora les toca salir a la calle a demostrar quienes son y es normal que tengan temor a defraudar a los demás, el problema es cuando ese temor se transforma en una fobia. Eso es lo que debemos evitar”, precisó Lorca. 

Para ello, la psicóloga resaltó que es necesario que los apoderados, docentes y familiares puedan tomarse el tiempo para escuchar a los jóvenes, validar su temor y entablar una conversación que les permita conocer cuál es el miedo real a quitarse la mascarilla, para poder dilucidar si se trata del Síndrome de la Cara Vacía.

Exposición progresiva 

Por su parte, el psicólogo del Programa PACE de la UTalca, Felipe Figueroa, recomendó a los estudiantes secundarios que la exposición sin mascarilla, en los espacios abiertos, sea gradual para evitar episodios de ansiedad, recurriendo a su uso cuando se sientan desprotegidos.  

“Se debe trabajar para romper la idea que existe de mascarilla-seguridad, para ello es necesario que el adolescente vaya de a poco afrontando situaciones sencillas, como salir a pasear en algún parque o plaza. Pero si este proceso no funciona y por el contrario aumenta la ansiedad al quitarse este accesorio, afectando las rutinas diarias, se debe solicitar ayuda psicológica”, resaltó. 

Lorca añadió que, es muy importante tratar este síndrome, ya que entre sus consecuencias podría generar dificultad del desarrollo de identidad y con ello problemas para que el adolescente pueda reconocerse y visualizarse como un ser integral, con virtudes y defectos.  

“Esa inseguridad de salir al público podría convertirse en una constante en la vida de la persona y no solo se usaría la mascarilla como barrera protectora, sino también el cabello, una bufanda, algún chaleco, entre otros. El temor podría transformarse en una fobia que influiría directamente en los niveles de socialización de la persona quien, a medida que pase el tiempo, se retraería más”, advirtió. 

Una excepcional participación tuvo este fin de semana el equipo talquino Kaizen, en la segunda fecha del Jiu Jitsu Fest, evento que se desarrolló en Santiago y que contó con la participación de más 800 competidores de todo el país.

En la oportunidad, los maulinos cosecharon seis medallas de oro; dos de plata y una de bronce, en lo que fue un fin de semana de grandes éxitos por parte de esta escuadra local, situación que valoró el Director Regional del Instituto Nacional del Deportes, Sebastián Pino  Sáez.

“Estamos muy contentos con esta gran participación del equipo Keizen. Nos consta el tremendo trabajo que vienen realizando. Estas medallas conseguidas en este prestigioso evento, es una muestra de todos los entrenamientos y dedicación de los deportistas. Aprovechamos de felicitar al club y los invitamos a seguir en esa senda”, consignó la autoridad del deporte.

En esta oportunidad los deportistas destacados fueron, Juan Pablo Lecaros, doble medalla de oro en las categorías marrón adulto medio gi y nogi; Carlos Álvarez, triple medalla de oro, en categorías azul adulto medio gi, azul adulto absoluto y azul adulto medio pesado nogi; Jonathan Ramírez, medalla de plata en categoría adulto azul pesadisimo gi; Víctor Pozo, medalla de plata categoría máster 1 blanco pesado gi y David Valdés, medalla de bronce categoría adulto azul pena gi.

 A ellos se suma la gran promesa Fernando Henriquez, que con sólo 15 años se coronó campeón infanto-juvenil blanco pesadisimo gi.

Sobre lo que fue esta gran actuación, el profesor cinturón negro del Club Kaizen, Regner Elgueta, comentó: “Hay un esfuerzo y dedicación de cada uno de sus alumnos detrás de estos logros, demostrando día a día que es posible compatibilizar el trabajo, familia, estudios y deporte cuando la planificación es la adecuada”.